¿NOS ESTAMOS OLVIDANDO DE LOS NIÑOS?

Valoración de los usuarios: / 23
PobreEl mejor 

Lucrecia-Heviadiferencia-sexo"Los niños pueden ser brutos y las niñas educadas". "Se meten con mi amigo porque lleva una camiseta rosa". "Niño, deja ese carrito que eso es de niñas". "Todo el mundo sabe que las niñas no juegan al fútbol igual que los niños". "Mi amigo quería venir con falda y al final le ha dado vergüenza". “Color rosa para las niñas y azules para los niños”... Son frases reales, escuchadas en diferentes escenarios con protagonistas infantiles. Aquí y ahora, siglo XXI. Certifican que tenemos que seguir trabajando en igualdad, sin duda. Porque avanzamos pero no al ritmo al que a muchas y muchos nos gustaría. Certifican que, al tiempo que peleamos día a día, y con dificultades, en empoderar a las niñas, quizás, y sólo quizás, estamos olvidando un poco a  los niños en este capítulo. Porque esos niños son los que tendrán que crecer y trabajar por la igualdad, que corresponsabilizarse de la vida con sus parejas, que respetar y respetarse. Serán los que expresen sus sentimientos con libertad, sin la losa del "los chicos son los fuertes". Serán los que se permitan ser débiles. Los que se escandalicen cuando alguien mande a fregar a una mujer por ser mujer. Los que hayan aprendido a cuidar el hogar. Serán algunos de los que tengan que afear al que se permite tocarle el culo a una chica en el autobús, en el metro o en una bulla porque sí. Los que se pregunten por qué hay hombres que se sienten con derecho de abusar de menores. Serán los que no entiendan cómo cinco jóvenes se sienten con autoridad y derecho a acorralar a una chica en un portal y violarla entre todos, así, porque pueden.       ENLAZAR CON ARTÍCULO COMPLETO DE LUCRECIA HEVIA DESDE EL SUR EN EL DIARIO / ANDALUCÍA