LOS FEMINICIDIOS, cifras vergonzantes para no olvidar

Valoración de los usuarios: / 0
PobreEl mejor 
Está comprobado que la raza humana es lenta a la hora de evolucionar. Dos mil ochocientos años después de que Homero creara obras tan majestuosas como La Iliada y La Odisea, o dos mil diez años después del hermoso mensaje de Jesucristo, la divinidad personificada, seguimos, erre que erre, cometiendo los mismos errores y tropezando en idénticas piedras. Es lamentable que, transcurrido tanto tiempo, no hayamos aprendido nada, y que problemas como el de los feminicidios continúen alimentando el candelero de la más palpitante actualidad.

instit_reina_sofia.jpgExisten cinco países en el mundo (de setenta analizados a conciencia) que no tienen que ver en sus telediarios imágenes de una familia destrozada porque el marido decidió poner fin a la vida de su mujer, ni nada concerniente a violencia doméstica de ningún tipo. Estos países son Mónaco, Malta, Liechtenstein, Islandia y Andorra, donde "no matan a sus mujeres", según ha sintetizado José Sanmartín, director del Instituto Centro Reina Sofía (ICRS). Nada, cero asesinatos de mujeres a manos de una pareja despechada o un familiar vengativo. Y eso a pesar de que "la mayoría de esos países no tienen leyes específicas" para luchar contra la violencia machista, ha agregado Sanmartín en la presentación del III Informe Internacional "Violencia contra la mujer en las relaciones de pareja".

"No hay una razón científica" que explique por qué en estos países las mujeres no son asesinadas como en el resto del mundo, más allá del reducido tamaño de todos ellos, que permite "faenar con todos los agentes" en las tareas de prevención, según el director del Instituto. No obstante, ha apuntado que el trato dado a las mujeres es diferente y puso como ejemplo a Islandia, donde la mujer "desde siempre" ha podido trabajar.

El estudio, dirigido por Sanmartín y coordinado por varias colaboradoras, discierne los datos investigados en 70 países, tras recopilar cifras aportadas por 300 instituciones, fundamentalmente los ministerios de Justicia e Interior. El informe clasifica también a los feminicidios o asesinatos de mujeres, si los ha cometido un familiar (violencia doméstica) o, por el contrario, si los ha perpetrado la pareja o expareja (violencia de género, propiamente dicha).

España no se encuentra en buen lugar en la tabla de 70 países. No en vano, en términos absolutos, estamos en la mitad del listado, en el puesto 36 de feminicidios acaecidos entre 2000 y 2006. En total, los asesinatos  de mujeres a manos de sus parejas o exparejas y los cometidos por familiares aumentaron en España un 15% y un 7% respectivamente en ese periodo en contraposición a la mayoría de los países analizados, que registraron un descenso importante en los feminicidios. "Las mujeres en España parecen estar más seguras en la calle que en sus casas", porque siete de cada diez víctimas lo son de su propio entorno, ha dicho de manera muy ilustrativa Sanmartín.

Según explicó, las cifras de feminicidios recogidas en 44 países (63% europeos) revelan que, de media, en 2006 fueron asesinadas 19 mujeres por cada millón de ciudadanas mayores de 15 años. Atendiendo a los asesinatos cometidos por familiares, el ICRS (Instituto Centro Reina Sofía) concluye, con datos de 40 países, que España ocupa el puesto número 30 del ranking con cuatro casos por millón de ciudadanas, siendo el quinto país donde más se incrementan este tipo de asesinatos durante el periodo analizado. El saldo de las víctimas  a manos de sus propios familiares creció casi un 7%. Mucho.

feminicidios.jpgEn cuanto a la violencia de género (mata la pareja o expareja), el estudio destaca a España como el tercero de los cuatro paises donde aumentó el índice de violencia de género, siempre en el periodo analizado. Por delante sólo están Chipre y Colombia. En esos países prevalece el asesinato con arma de fuego, mientras que en España se opta por el arma blanca.

Por último, el estudio detalla además que las mujeres víctimas de asesinatos presentan un perfil cada vez más joven: siete de cada diez tienen entre 19 y 44 años, y la mayor concentración de asesinatos se encuentra en el tramo de 35 a 44. Además, "en casi la mitad de los casos el crimen se produce en el proceso de separación".

ANDALUCÍA registra la quinta prevalencia más alta de feminicidios (mujeres asesinadas por sus parejas) con 4,54 muertes por millón de habitantes el pasado año, según consta en un informe del ICRS (Instituto Centro Reina Sofía) sobre feminicidios en España. Nuestra Comunidad supera en número al resto en el periodo de 2000 a 2009 con un total de 122 mujeres asesinadas a manos de su pareja.

Este, el de la violencia de género, en especial el de los feminicidios, es un tema mucho más grave de lo que parece. Exceptuando los cinco países citados al principio, en los demás raro es el día que no tenemos que escuchar en los informativos la lamentable noticia de alguna otra víctima que sumar a las de la fecha anterior y a las de la posterior. Desconozco qué medidas habrían de adoptarse contra esto, en prevención de este mal, ni a quien compete tomarlas, ni si se puede adivinar la sinrazón humana. Quizá la promulgación de unas leyes intimidatorias, realmente "persuasivas", pusiera fin a esta insensatez o, cuando menos, suavizaría una lacra social, que ya ha pasado a ser costumbre, que se ha convertido en consuetudinaria, y que está sembrando la desgracia en multitud de hogares desperdigados por la geografía española.

Y lo más curioso del macabro y deplorable asunto es que tiene solución. De lo contrario, no existirían cinco países que viven una situación idílica en cuanto a este turbio aspecto se refiere. No veo por qué los demás tengamos que ser negativamente diferentes.

Alguien/todos deberíamos de ponernos manos a la obra para resolver esta maléfica ecuación, para atajar este problema "asesino" de algún modo. Las preguntas son: ¿Quién controla los sentimientos? ¿Quién frena la ira? ¿Quién gobierna el desatino? ¿Quién doblega a la locura?